BSF Automoción, empresa líder en el mercado del freno, desarrolla y suministra elementos de freno para automoción desde 1986, fecha en la que inició su actividad irrumpiendo en el mercado con una concepción totalmente nueva y vanguardista del recambio. Introdujo por primera vez en el mercado del recambio la mordaza de freno totalmente nueva, en sustitución de la recuperada que hasta ese momento era utilizada de manera masiva.

En 1989 puso a disposición del mercado el kit de freno de tambor, formado por un conjunto de mordazas, cilindros y muelles y conocido con el nombre comercial de SUPER-KIT, producto que permitía realizar una reparación completa del freno con zapatas.

En 1999 la empresa lanzó al mercado el TOP-KIT, basado en el ya tradicional kit de freno de tambor pero en el que se introdujo como novedad el premontado de las mordazas con sus correspondientes reguladores automáticos, producto pensado para facilitar el trabajo del taller permitiendo un ahorro en el tiempo de montaje de hasta un 50%, aportando además al usuario final la garantía total de funcionamiento dada por un conjunto en el que el 100% de los componentes son completamente nuevos.

Como líder en recambio de freno de tambor y con el objetivo de ofrecer un servicio integral, desde 1988 amplió su gama de productos añadiendo a su oferta un completo catálogo de frenos de disco (es decir, discos y pastillas de freno), y de frenos hidráulicos (bombas de freno, cilindros de rueda y correctores).
Sobre la base del freno de disco, y en su línea tradicional de mejora, poco después sacó al mercado el SUPER-PAD, un kit de disco más pastillas que, como en el caso del SUPER-KIT, ofrece la posibilidad de realizar la reparación completa de este tipo de freno.

Paralelamente a estas innovaciones, BSF ha ido incrementando de forma continua su gama de referencias, adaptándose constantemente a las necesidades del mercado al que siempre ha ofrecido la más completa oferta y cubriendo más del 95% del parque automovilístico español.